Search Menu
La equinácea y las enfermedades estacionales
La equinácea y las enfermedades estacionales

La equinácea y las enfermedades estacionales

Fecha: 07 de septiembre de 2021

La equinácea es una planta herbácea perenne que incluye al menos 9 especies, es parte de la familia más grande de las Asteraceae y es nativa de América del Norte. Su nombre deriva del griego echinos (erizo), probablemente derivado de la forma o estructura aérea de la planta. Como ya se mencionó, el origen es de América del Norte pero a considerar en toda su extensión, incluido México, tiene una notable capacidad de adaptación privilegiando lugares de mayor altitud, aireados y soleados.

Sus propiedades terapéuticas se conocen desde la antigüedad cuando se utilizaba principalmente el rizoma, en particular, como cicatrizante y antiinfeccioso, especialmente en heridas y afecciones de la piel, incluidos los traumatismos.

Esta planta, especialmente sus raíces, ha alcanzado una notoriedad creciente debido a su presunta capacidad para fortalecer / estimular las defensas inmunológicas. Evidentemente, en un período como el que vivimos, en el que la plena actividad e integridad de las defensas inmunitarias se considera con razón la principal defensa frente a las agresiones de los virus, para los cuales, ya sabemos, un sistema inmunológico sano es el principal. defensa -, este tipo de propiedad ha despertado un interés sensacional. Son muchas las preparaciones comerciales que contienen los diversos extractos de diferentes especies de ECHINACEA, propuestas desde hace muchos años como escudo contra diversas enfermedades y diferentes "resfriados", pequeñas enfermedades, en su mayoría estacionales, causadas por virus y bacterias que atacan principalmente las vías respiratorias superiores.

Pero, ¿es realmente eficaz la estrategia de tratamiento / apoyo que considera el uso de las diversas formas farmacéuticas basadas en Echinacea?

Examinemos brevemente la literatura científica más reciente: en primer lugar es bueno considerar, a efectos de conocimiento, la composición química de los extractos utilizados, teniendo en cuenta el concepto de fitocomplejo . De hecho , en el campo fitoterapéutico, la actividad farmacológica de las plantas medicinales no está dada por un principio activo aislado, como ocurre en la mayoría de los fármacos, sino por un conjunto de compuestos que actúan frecuentemente en sinergia, modulando la actividad de la planta y proponiendo fármacos farmacológicos. actividades a veces diferentes de las de las sustancias individuales .

Tomemos el ejemplo de la cafeína: conocemos bien las actividades a nivel orgánico relacionadas con su ingesta, si las comparamos con la misma cantidad de cafeína presente, ej. en guaraná, estos se presentan con diferentes características dadas por el fitocomplejo que modula su acción disminuyendo la respuesta aguda pero también actúa sobre la vida media minimizando los efectos secundarios.

Básicamente, este es el efecto "2 caras de una moneda" de los productos fitoterapéuticos: menos efectos secundarios pero grandes dificultades para evaluar las capacidades reales del efecto farmacológico debido a la imposibilidad de unir una sustancia presente a la eficacia dada desde el fitocomplejo.

Estas consideraciones conducen también a la necesidad de evaluar la diferente eficacia de los productos a base de plantas medicinales ya que, debido a la diversidad de la composición de la planta y las diferentes calidades de estas (calidad que a su vez depende de otros factores como los diferentes suelos de cultivo , entorno de crecimiento diferente, mejores años de cosecha según el clima, cuándo se recolecta la planta, etc.).

En cualquier caso, volviendo a las características de la Equinácea, el conocimiento actual ha destacado aquellas que son los principales constituyentes del fitocomplejo con fines farmacológicos y, entre estas, encontramos varios aceites esenciales.

Claramente, el porcentaje de estas sustancias también varía según la especie considerada. Evidentemente también existen Flavonoides, derivados del ácido cafeico (ácido cicórico, ácido clorogénico y equinacósido), polifenoles, alquilamidas y diversas glicoproteínas y polisacáridos a los que se atribuyen propiedades inmunoestimulantes (inulina, arabinogalactanos y eteroxilanos), en particular se destacan en terapéuticas. propósito, principalmente 3 especies: Echinacea angustifolia, Echinacea pallida y Echinacea purpurea.

En 2005 J. Barnes et al. A partir de un análisis de la literatura han destacado un aspecto: en esencia, más que una actividad inmunoestimulante, se reconoce ciertamente una actividad inmunomoduladora , evaluada mediante experimentos tanto "in vitro" como "in vivo", en particular sobre la actividad de los macrófagos. También se informa de una actividad de soporte a la de TNFα e IL-1 e IL-10 así como al Interferón; estos resultados contrastan con otros en los que no se destaca ningún apoyo para la actividad de los “asesinos naturales” o la formación de anticuerpos. Debido a esta distinción de efectos , algunos autores recomiendan tomar preparaciones de equinácea regularmente durante al menos 4 meses con fines profilácticos en lugar de curativos, mejorando el concepto de inmunomodulación.

Datos prometedores avalan la actividad antiviral de los extractos de equinácea, varios estudios los han comparado con aciclovir obteniendo datos superponibles. Sin embargo, existen muy pocos estudios de apoyo.

De igual interés la actividad antifúngica y antibacteriana , en particular, la primera se estudió evaluando la capacidad de inhibir el crecimiento de saccharomyces con buenos resultados pero, sobre todo, frente a candida albicans, obteniendo excelentes resultados. Asimismo, se probó la capacidad antibacteriana in vitro en cultivos de Escherichia coli, Proteus mirabilis, Pseudomonas aeruginosa y Staphylococcus aureus, obteniendo resultados inciertos, en algunos casos excelentes pero derivados de productos de diferentes mezclas de hierbas. El mayor problema proviene de la escasez de estudios disponibles.

Se han confirmado las actividades antiinflamatorias y curativas típicas de la tradición popular , aunque solo para productos de uso local como geles y ungüentos.

Los datos relativos a los efectos secundarios no son muy claros, así como se han reportado diversas interacciones con otros fármacos relacionados con la interacción con los citocromos responsables de la transformación orgánica de los fármacos.

En última instancia, estas revisiones destacan la capacidad inmunomoduladora en las diversas condiciones de uso, en particular, en el tratamiento de las infecciones del tracto respiratorio superior (URTI), cuya validez se informa en varias decenas de estudios diferentes, incluso si el problema fundamental siguen siendo las dificultades para realizar la farmacocinética y estudios farmacodinámicos cuyos resultados clínicos se ven influidos por la falta de estos estudios, por lo que es difícil obtener resultados concluyentes en diversos ensayos clínicos.

En conclusión, si bien se reafirman propiedades interesantes en cuanto a prevención y reducción de los tiempos de convalecencia en el tratamiento de dolencias estacionales, se confirman las dificultades para enmarcar las características terapéuticas seguras debido a las dificultades para la estandarización de estudios como suele ocurrir con los productos fitoterapéuticos.

Bibliografía

Equinácea para prevenir y tratar el resfriado común. Karsch-Völk M, Barrett B, Kiefer D, Bauer R, Ardjomand-Woelkart K, Linde K. Cochrane Database Syst Rev.20 de febrero de 2014; 2 (2): CD000530

Plantas de equinácea como agentes antioxidantes y antibacterianos: de la medicina tradicional a las aplicaciones biotecnológicas. Sharifi-Rad M, Mnayer D, Morais-Braga MFB, Carneiro JNP, Bezerra CF, Coutinho HDM, Salehi B, Martorell M, Del Mar Contreras M, Soltani-Nejad A, Uribe YAH, Yousaf Z, Iriti M, Sharifi-Rad J. Phytother Res. Septiembre de 2018; 32 (9): 1653-1663. doi: 10.1002 / ptr.6101

Equinácea para la prevención y el tratamiento de las infecciones del tracto respiratorio superior: una revisión sistemática y un metanálisis. David S, Cunningham R. Complemento Ther Med. Junio ​​de 2019; 44: 18-26.

Studies on phytochemical, antioxidant, anti-inflammatory, hypoglycaemic and antiproliferative activities of Echinacea purpurea and Echinacea angustifolia extracts. Aarland RC, Bañuelos-Hernández AE, Fragoso-Serrano M, Sierra-Palacios ED, Díaz de León-Sánchez F, Pérez-Flores LJ, Rivera-Cabrera F, Mendoza-Espinoza JA. Pharm Biol. 2017 Dec;55(1):649-656

¿Puede la equinácea ser un candidato potencial para atacar la inmunidad, la inflamación y la infección? La trinidad de la enfermedad por coronavirus 2019. MF Nagoor Meeran, Hayate Javed, Charu Sharma, Sameer N Goyal, Sanjay Kumar, Niraj Kumar Jha, Shreesh Ojha; Heliyon. Febrero de 2021; 7 (2): e05990.

Especies de equinácea (Echinacea angustifolia (DC.) Hell., Echinacea pallida (Nutt.) Nutt., Echinacea purpurea (L.) Moench): una revisión de sus propiedades químicas, farmacológicas y clínicas. Barnes J, Anderson LA, Gibbons S, Phillipson JD. J Pharm Pharmacol. Agosto de 2005; 57 (8): 929-54

 

 

 

 




Sharing is Caring!






¡HAZ QUE SE ESCUCHE TU VOZ!
Opiniones, dudas, peticiones: déjanos un comentario