Search Menu
Objetivo antienvejecimiento: centrarse en el colágeno
Objetivo antienvejecimiento: centrarse en el colágeno

Objetivo antienvejecimiento: centrarse en el colágeno

Fecha: 16 de febrero de 2022

El músculo, entendido como fascia, es un órgano involucrado en numerosos procesos fisiológicos e interconectados entre las estructuras individuales que regulan no solo la actividad mecánica del sistema musculoesquelético sino también numerosos procesos relacionados con el bienestar y la supervivencia del sistema biológico humano.

El sistema fascial consiste en el continuo tridimensional de colágeno blando que contiene tejidos conectivos fibrosos sueltos y densos que impregnan el cuerpo.

Es por tanto interesante investigar las razones que hacen del colágeno uno de los suplementos más interesantes en el campo del Antiaging.

El tejido conjuntivo está formado por un determinado número de células encerradas en una matriz extracelular (MEC) que contiene, entre otras cosas, una parte importante de proteoglicanos y fibrillas de colágeno. El tejido conectivo brinda soporte estructural a los órganos y otros tejidos del cuerpo, además de ser estructuras especializadas de vasos sanguíneos, huesos y cartílagos. Junto con la MEC, el tejido conjuntivo forma un vasto y continuo compartimento a lo largo del cuerpo, delimitado por la lámina basal de los distintos epitelios y por la lámina basal o externa del músculo, nervios y endotelio vascular.

Los componentes celulares de la fascia están formados por fibroblastos, mastocitos y células grasas, macrófagos, células plasmáticas y leucocitos.

Los componentes fibrosos de la fascia incluyen colágeno, fibras reticulares y elásticas. La sustancia fundamental, un componente de la MEC que no es colágeno, está compuesta por macromoléculas como proteoglicanos y glicoproteínas, sustancias exógenas y el líquido extracelular. Fundamental es la mencionada matriz extracelular que envuelve a la célula y además da soporte estructural al tejido.

Estirar y aplicar presión y tensión a la fascia estimula los fibroblastos. La proliferación de fibroblastos en respuesta a los cambios en la presión aplicada puede proporcionar el estímulo inicial para la cicatrización y la subsiguiente cascada de reparación del tejido lesionado. Esto se debe al funcionamiento del citoesqueleto de la célula como una estructura de microtensegridad que permite que las fuerzas se transfieran hacia y dentro de la célula.

Los cambios dependientes del citoesqueleto en la forma de los fibroblastos debido a la elongación del tejido pueden jugar un papel importante en la transferencia de señales dentro del tejido conectivo y en muchas otras funciones celulares.

Varios estudios han demostrado que la producción de colágeno es sensible a los cambios a corto y largo plazo en la ingesta de alimentos. Dentro de las 24 horas de ayuno, los modelos animales mostraron claramente una reducción significativa del 50 % en la tasa de síntesis de colágeno en el cartílago articular en comparación con las condiciones normales.

Estos cambios en la reparación de macronutrientes y la formación de tejido nuevo tardan semanas o meses y afectan claramente las tasas de renovación de los componentes del tejido. De manera similar, las deficiencias o excesos de alimentos y las actividades físicas afectan la calidad y la tasa de renovación de la producción de tejido muscular nuevo.

Teniendo en cuenta que la fascia se crea a partir de todos los macronutrientes, es imperativo que comprenda completamente el papel de cada macronutriente en la curación y el mantenimiento de la función fisiológica y la estructura anatómica.

El tejido conectivo es la segunda fuente de proteínas, lo que afecta significativamente la tasa de renovación relativa del tejido muscular. Muchos estudios han demostrado que una dieta deficiente en proteínas da como resultado un crecimiento y desarrollo reducidos del organismo, así como un retraso en la cicatrización y reparación de heridas. Este sigue siendo un factor fundamental también para los daños creados por el entrenamiento con uso de sobrecargas y para la consiguiente activación de los mecanismos vinculados a la hipertrofia.

Todos los aminoácidos esenciales son necesarios para la síntesis de proteínas, factores de crecimiento, factores inmunitarios y otros componentes de la matriz extracelular.

Complementar ciertos aminoácidos individuales (metionina, lisina, arginina y prolina) en una dieta deficiente en proteínas puede reducir la inflamación y la fase de curación del tejido conectivo y ayudar en la formación de enlaces cruzados de las fibras de colágeno durante el proceso de curación del tejido blando.

Otro complemento importante para el bienestar del sistema MSK es el ácido hialurónico. Los suplementos de ácido hialurónico pueden ayudar a que la piel luzca y se sienta más flexible. Aproximadamente la mitad del ácido hialurónico del cuerpo está presente en la piel, donde se une al agua para ayudar a retener la humedad. Sin embargo, el proceso natural de envejecimiento y la exposición a cosas como la radiación ultravioleta del sol, el humo del tabaco y la contaminación pueden reducir sus cantidades en la piel. El ácido hialurónico es versátil y se encuentra en todos los tejidos.

Su principal uso en el organismo es como componente fundamental del cartílago. En esta función, el AH se utiliza para aumentar el efecto amortiguador de numerosas articulaciones durante la función fisiológica de las superficies de impacto en las actividades diarias, lubricar las articulaciones y protegerlas de la inflamación crónica (artritis). También puede curar el tejido articular dañado. HA también apoya la función inmunológica saludable al actuar como antioxidante, retener agua en el cuerpo, lubricar las válvulas cardíacas y reducir las infecciones bacterianas.

Bibliografía

Kang Y, Eger W, Koepp H, Williams JM, Kuettner KE, Homandberg GA. El hialuronano suprime el daño mediado por fragmentos de fibronectina en cultivos de explantes de cartílago humano al mejorar la síntesis de proteoglicanos. J Orthop Res. 1999 noviembre; 17 (6): 858-69.

1.SCHLEIP, Robert; Jan WILKE. Fascia en el Deporte y el Movimiento (p.31). Handspring Publishing Limited..

2. Gehlsen GM, Ganion LR, Helfst R. Respuestas de fibroblastos a la variación en la presión de movilización de tejidos blandos. Ejercicio deportivo Med Sci. 1999 abril; 31 (4): 531-5. doi: 10.1097/00005768-199904000-00006. PMID: 10211847.

3. Wang N, Butler JP, Ingber DE. Mecanotransducción a través de la superficie celular ya través del citoesqueleto. Ciencias. 21 de mayo de 1993; 260 (5111): 1124-7. doi: 10.1126/ciencia.7684161. PMID: 7684161.

4. Langevin HM, Bouffard NA, Badger GJ, Iatridis JC, Howe AK. Respuesta dinámica del citoesqueleto de fibroblastos al estiramiento del tejido subcutáneo ex vivo e in vivo. Soy J Physiol Cell Physiol. 2005 marzo; 288(3):C747-56. doi: 10.1152/ajpcell.00420.2004. Epub 20 de octubre de 2004. PMID: 15496476.

5. Berg OG, Winter RB, von Hippel PH. Mecanismos impulsados ​​por difusión de translocación de proteínas en ácidos nucleicos. 1. Modelos y teoría. Bioquímica. 24 de noviembre de 1981; 20 (24): 6929-48. doi: 10.1021/bi00527a028. PMID: 7317363.

6. Tinker D, Rucker RB. Papel de nutrientes seleccionados en la síntesis, acumulación y modificación química de las proteínas del tejido conectivo. Physiol Rev. 1985 julio;65(3):607-57. doi: 10.1152/physrev.1985.65.3.607. PMID: 2861612.

7. Ruberg RL. Papel de la nutrición en la cicatrización de heridas. Surg Clin North Am. 1984 agosto;64(4):705-14. doi: 10.1016/s0039-6109(16)43386-4. PMID: 6433491.

8. Fisher E, McLennan SV, Tada H, Heffernan S, Yue DK, Turtle JR. Interacción de ácido ascórbico y glucosa en la producción de colágeno y proteoglicanos por fibroblastos. Diabetes. 1991 marzo; 40 (3): 371-6. doi: 10.2337/diab.40.3.371. PMID: 1999279.




Sharing is Caring!






¡HAZ QUE SE ESCUCHE TU VOZ!
Opiniones, dudas, peticiones: déjanos un comentario