Search Menu
Piel: protegerla desde el exterior y nutrirla desde el interior
Piel: protegerla desde el exterior y nutrirla desde el interior

Piel: protegerla desde el exterior y nutrirla desde el interior

Fecha: 09 de marzo de 2022

Piel: "belleza desde dentro"

El término "anti-edad" es el progenitor de una filosofía holística destinada a frenar los efectos fisiológicos del tiempo, y hoy en día, de hecho, hablamos cada vez más de "envejecimiento lento" y, en el caso específico del cuidado de la piel, conocido como " cuidado de la piel" -, de "piel-longevidad".

Skin-longevity es un enfoque cada vez más amplio para mantener una piel joven, tratando de contrarrestar los signos de la edad y aportando no solo un apoyo tópico, sino también gracias a un concepto cada vez más creciente y eficaz de la belleza desde dentro.

En el mundo de la estética y el cuidado de la piel, los suplementos también juegan un papel muy importante, al tener que cuidar y apoyar un verdadero órgano: la piel, no una “simple” barrera de defensa frente a los agentes externos.

Los medios de comunicación nos llenan de mensajes, centrándose en la necesidad de intervenir cuando la piel (y no sólo) empieza a mostrar signos de un proceso biológico de deterioro paulatino y pérdida de funcionalidad. Este proceso comienza a partir de los 25 años para las mujeres y a partir de los 30 para los hombres, debido a múltiples factores que favorecen la aparición de arrugas, una piel menos tonificada, menos luminosa, más fina y menos hidratada.

Nuestra piel está formada por tres capas bien definidas: hipodermis, dermis y epidermis.

La hipodermis es la capa más profunda de la piel y es rica en adipocitos (células del tejido adiposo) que sufren una reducción de su volumen y cantidad celular, con el consiguiente adelgazamiento de la propia hipodermis. En la dermis se encuentran la mayoría de los fibroblastos, las células que tienen la tarea de producir el preciado colágeno (Proteínas más presente en los tejidos de nuestro organismo) y elastina(lo que le da precisamente elasticidad). Con el paso de los años, el número de fibroblastos y glicosaminoglicanos (moléculas esenciales para el funcionamiento de la piel, las propiedades mecánicas y el aspecto fisiológico) disminuye paulatinamente, al igual que la producción de estas dos proteínas (colágeno y elastina) que determinan la turgencia, la firmeza y la elasticidad. de la piel Además, a medida que pasa el tiempo, las propias fibras de colágeno y elastina comienzan a degradarse más rápidamente ante una menor capacidad de renovación estructural.

Esto significa que con el paso de los años la arquitectura de la piel se debilita gradualmente y comienza a ceder, perdiendo firmeza y soporte. La dermis también comienza entonces a perder volumen y a adelgazarse, favoreciendo la aparición de arrugas cada vez más evidentes y el desagradable efecto de "flacidez".

La capa más superficial de la piel, la epidermis, se encuentra obviamente en la zona donde los efectos del paso del tiempo son más visibles.

Pero, ¿qué sucede específicamente? Las células de la piel nacen en la membrana basal, una estructura laminar especializada que separa "las diferentes capas" de la dermis, situada entre la dermis y la epidermis. Estos maduran, adquieren funcionalidad, y migran poco a poco, para luego emerger a la superficie, donde se convierten en células queratinizadas (sin vida), parte del estrato córneo. En el proceso de envejecimiento, todo esto ya no se produce con la misma eficacia, debido a una disminución de la capacidad de proliferación de las células, lo que se traduce en una epidermis más fina y menos elástica.

Otro factor característico del envejecimiento es la pérdida, por parte de la piel, de la capacidad de retener agua, afectando así a la capa de la película hidrolipídica y haciendo que la superficie de la piel esté más seca y deshidratada, favoreciendo la aparición de arrugas más marcadas.

Además, a nivel de las glándulas sebáceas también habrá una producción reducida de sebo, con una menor actividad vital del bulbo piloso, lo que evoluciona a una mayor fragilidad de los vasos sanguíneos implicados.

Todos estos mecanismos surgen de un complejo de procesos que caracterizan el envejecimiento de la piel, que se pueden distinguir claramente en dos categorías, intrínsecos o extrínsecos, según el origen interno (intrínseco) o externo (extrínseco) del organismo.

El llamado envejecimiento intrínseco de la piel involucra a todos nuestros órganos y tejidos, y generalmente está ligado al paso del tiempo, el llamado “crono-envejecimiento”, que hace referencia a la producción y equilibrio de hormonas, genética y ralentización de los procesos biológicos. procesos de nuestro cuerpo.

Al disminuir la actividad proliferativa de las células de la capa basal, obtenemos el adelgazamiento de la epidermis y la disminución de la actividad de los melanocitos -las células encargadas de la producción de melanina, el pigmento responsable del color de nuestra piel/bronceado- , con el consiguiente aumento de la sensibilidad de la piel a las quemaduras y radiaciones solares.

Envejecimiento de la piel definido como extrínseco en cambio, no depende de la edad biológica y del paso del tiempo en sentido estricto, sino que está directamente relacionado con todos aquellos factores externos a nuestro organismo con los que la piel entra en contacto. Solo piense en los rayos UV a los que estamos continuamente expuestos, el "fotoenvejecimiento", que con el tiempo provoca una tasa muy alta de estrés oxidativo (y, por lo tanto, el uso común de antioxidantes tópicos y orales para apoyar el envejecimiento de la piel). El daño de los rayos UV puede ser inmediato y agudo, como en el caso de las quemaduras solares, las quemaduras solares o la hiperpigmentación, o pueden acumularse y cronificarse, como en el caso de la profundidad y presencia de arrugas, hasta el riesgo de desarrollar melanomas. Entre los factores externos o ambientales que favorecen el envejecimiento de la piel también encontramos el humo del cigarrillo.

Entonces, en resumen, ¿qué le sucede a nuestra piel con el inexorable paso del tiempo?

Los signos son:

  • piel menos tonificada, fina, más seca, más frágil;
  • variaciones en la pigmentación como manchas;
  • arrugas más presentes y marcadas;
  • uñas más frágiles y delgadas;
  • cabello más gris y más delgado, con adelgazamiento;
  • función de barrera reducida con defensas inmunes reducidas;
  • menor capacidad termorreguladora (sudas menos);
  • menor capacidad de reparación;
  • Reducción de la síntesis de vitamina D.

Pero es posible intervenir sobre muchos de estos factores a nuestro favor y beneficio, desde la nutrición hasta el estilo de vida, utilizando también una serie de efectivos abordajes tópicos, que literalmente estructuran, estimulan, tonifican y rehidratan las delicadas estructuras que componen la piel, de esta manera contrarrestar las principales imperfecciones de la piel del rostro, a través de una amplia gama de dermocosméticos específicos.

La investigación científica está sacando a la luz cada vez más cómo un suplemento dietético específico basado en nutracéuticos puede ayudar a combatir el envejecimiento de la piel.

Por lo tanto, el foco está en el suministro de sustancias antioxidantes como la vitamina C, la vitamina E, la coenzima Q10, el zinc, elementos preciosos para contrarrestar el exceso de radicales libres inducido por el estrés oxidativo desde el interior.

La investigación clínica, apoyada por la presencia de biotecnologías cada vez más sofisticadas en el procesamiento de materias primas, nos permite nutrir eficazmente nuestra piel desde el interior. Basta pensar en la difusión del colágeno hidrolizado: su composición en pequeños péptidos (pequeñas fracciones de aminoácidos) le permite ser completamente absorbido, favoreciendo así su uso como soporte de material plástico para la piel (y no sólo), para dar mayor tonicidad y elasticidad estructural, además de favorecer la misma capacidad de estimulación endógena.

El colágeno es una de las proteínas más importantes presentes en nuestro organismo y representa alrededor de un tercio del total de proteínas, por lo que juega un papel fundamental en la estructura y funcionalidad de órganos y tejidos como:

  • cuero;
  • cartílago;
  • Tejido muscular;
  • tejido conectivo;
  • tejido óseo;
  • tejido vascular.

Con el aumento de la edad se produce una reducción progresiva de la síntesis de colágeno, asociada también a un aumento de su degradación, lo que hace que pierda sus características de tonicidad y elasticidad, con una reducción del grosor de la matriz dérmica.

Al tomar colágeno hidrolizado, aportaremos de forma eficaz ladrillos preciosos para reestructurar y recompactar nuestra piel, y nuestros tejidos en general, otorgándoles mayor vigor, resistencia, elasticidad y turgencia.

El ácido hialurónico es una molécula muy conocida en el campo estético, caracterizada por un alto peso molecular y que pertenece al grupo de los glicosaminoglicanos, producidos por nuestro organismo a nivel de los tejidos conectivos por los fibroblastos que se encuentran en la dermis. Su fama, en la estética, deriva del hecho de que tiene una estructura química particular, que le permite unirse a numerosas moléculas de agua, aportando tono y firmeza gracias a una mayor hidratación, propia de los tejidos más densos. En cuanto al colágeno, con el avance de la edad, la producción de ácido hialurónico por parte de los fibroblastos disminuye paulatinamente y en cambio tiende a aumentar la degradación del ya formado, favoreciendo la aparición de arrugas.

Entre los diversos complementos nutracéuticos que potencian el concepto de "belleza desde dentro", encontramos los antioxidantes, ya característicos de las cremas y aplicaciones tópicas para contrarrestar el estrés oxidativo. Esto viene dado en particular por factores externos y acelera los procesos de envejecimiento de la piel porque los radicales libres pueden alterar diversos procesos celulares en detrimento de biomoléculas (ácidos nucleicos, proteínas, lípidos...), traduciéndose concretamente en cambios en la funcionalidad de las propias células. y aumentando así la degradación de la estructura del colágeno.

Solo pensamos en los radicales libres generados por la expulsión excesiva de rayos UV, el humo, la contaminación, que dañan los lípidos característicos presentes en nuestra piel, abriendo y amplificando los efectos proinflamatorios. Nuestro organismo dispone de sistemas de defensa antioxidantes eficaces, pero muchas veces por sí solos no son suficientes: por ello es necesario apoyarlo con un suplemento dietético específico, donde destacan por su funcionalidad los betacarotenos, la astaxantina y la coenzima Q10, además de las vitaminas C. y E, ácido lipoico y polifenoles, que pueden contrarrestar el exceso de radicales libres.

Muy interesantes son los últimos estudios sobre cómo la microbiota intestinal también se relaciona con la salud de la piel. Es por ello que los productos cosméticos de belleza a base de probióticos y prebióticos están en auge, permitiendo que la piel se mantenga saludable, más defendida de factores que comprometen el equilibrio de la microbiota entre bacterias "buenas" y "dañinas". Las familias de los lactobacilos y las bifidobacterias pertenecen a los probióticos, que pueden influir en el equilibrio y la composición de la microflora de la piel, gracias a los procesos de fermentación, capaces de aumentar la producción de ácido láctico, disminuyendo el pH de la piel.

Los prebióticos, en cambio, no son bacterias, sino sustancias no digeribles contenidas en los alimentos que favorecen la nutrición y la proliferación de probióticos. Por lo tanto, funcionan como "alimento" para la flora intestinal.

En el campo de los suplementos para la salud de la piel, la sugerencia del uso de Omega 3 es cada vez más común.

Los Omega 3 son ácidos grasos esenciales útiles, entre otras muchas funciones, para garantizar la integridad funcional y estructural de la piel y el cabello. Gracias a estos lípidos, de hecho, se favorece el crecimiento de las células de la piel, las uñas y el cabello, haciéndolos más robustos con una piel más hidratada y saludable, con una apariencia más joven, y dando mayor elasticidad y mejor hidratación a la piel, la piel y el cuero cabelludo. , evitando así la piel seca, la dermatitis y la psoriasis.

Referencias científicas

Lichterfeld-Kottner A, El Genedy M, Lahmann N, Blume-Peytavi U, Büscher A, Kottner J. Mantenimiento de la integridad de la piel en los ancianos: una revisión sistemática. Int J Enfermeras Stud. 2020 marzo;103:103509. doi: 10.1016/j.ijnurstu.2019.103509. Epub 2019 23 de diciembre. PMID: 31945604.

Proksch E. Piel envejecida y cuidado de la piel. Z Gerontol Geriatr. 2015 junio;48(4):325-30. Alemán. doi: 10.1007/s00391-014-0670-5. PMID: 25117860.

Brennan-Cook J, Turner RL. Promoción del cuidado de la piel de los adultos mayores. Salud en el hogar ahora. 2019 enero/febrero;37(1):10-16. doi: 0.1097/NHH.0000000000000722. PMID: 30608462.

de Miranda RB, Weimer P, Rossi RC. Efectos de la suplementación con colágeno hidrolizado sobre el envejecimiento de la piel: una revisión sistemática y un metanálisis. Int J Dermatol. 2021 diciembre;60(12):1449-1461. doi: 10.1111/ijd.15518. Epub 2021 20 de marzo. PMID: 33742704.

Fisher GJ, Kang S, Varani J, Bata-Csorgo Z, Wan Y, Datta S, Voorhees JJ. Mecanismos del fotoenvejecimiento y envejecimiento cronológico de la piel. Arco Dermatol. 2002 noviembre; 138 (11): 1462-70. doi: 10.1001/archderm.138.11.1462. PMID: 12437452.

Barati M, Jabbari M, Navekar R, Farahmand F, Zeinalian R, Salehi-Sahlabadi A, Abbaszadeh N, Mokari-Yamchi A, Davoodi SH. Suplementos de colágeno para la salud de la piel: una revisión sistemática mecanicista. J Cosmet Dermatol. 2020 noviembre; 19 (11): 2820-2829. doi: 10.1111/jocd.13435. Epub 2020 21 de mayo. PMID: 32436266.

Bolke L, Schlippe G, Gerß J, Voss W. Un suplemento de colágeno mejora la hidratación, la elasticidad, la aspereza y la densidad de la piel: resultados de un estudio aleatorizado, controlado con placebo y ciego. Nutrientes. 17 de octubre de 2019; 11 (10): 2494. doi: 10.3390/nu11102494. PMID: 31627309; PMCID: PMC6835901.

Kim DU, Chung HC, Choi J, Sakai Y, Lee BY. La ingesta oral de péptido de colágeno de bajo peso molecular mejora la hidratación, la elasticidad y las arrugas en la piel humana: un estudio aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo. Nutrientes. 26 de junio de 2018; 10 (7): 826. doi: 10.3390/nu10070826. PMID: 29949889; IDPM: PMC6073484.

Czajka A, Kania EM, Genovese L, Corbo A, Merone G, Luci C, Sibilla S. La suplementación oral diaria con péptidos de colágeno combinados con vitaminas y otros compuestos bioactivos mejora la elasticidad de la piel y tiene un efecto beneficioso sobre las articulaciones y el bienestar general. Nutr Res. 2018 septiembre;57:97-108. doi: 10.1016/j.nutres.2018.06.001. Epub 2018 9 de junio. PMID: 30122200.

Laing S, Bielfeldt S, Ehrenberg C, Wilhelm KP. Un dermonutriente que contiene péptidos de colágeno especiales mejora la estructura y la función de la piel: un ensayo aleatorizado, controlado con placebo y triple ciego utilizando microscopía de barrido láser confocal sobre los efectos cosméticos y la tolerancia de un suplemento de colágeno bebible. Comida J Med. 2020 febrero; 23 (2): 147-152. doi: 10.1089/jmf.2019.0197. PMID: 32017646; IDPM: PMC7041324.

Bukhari SNA, Roswandi NL, Waqas M, Habib H, Hussain F, Khan S, Sohail M, Ramli NA, Thu HE, Hussain Z. Ácido hialurónico, una biomedicina prometedora para el rejuvenecimiento de la piel: una revisión de las actualizaciones recientes y estudios preclínicos y clínicos investigaciones sobre efectos cosméticos y nutricosméticos. Int J Biol Macromol. 2018 diciembre; 120 (Pt B): 1682-1695. doi: 10.1016/j.ijbiomac.2018.09.188. Epub 2018 1 de octubre. PMID: 30287361.

Baumann L. Cómo usar cosmecéuticos orales y tópicos para prevenir y tratar el envejecimiento de la piel. Cirugía plástica facial Clin North Am. 2018 noviembre; 26 (4): 407-413. doi: 10.1016/j.fsc.2018.06.002. Epub 2018 16 de agosto. PMID: 30213422.

Masaki H. Papel de los antioxidantes en la piel: efectos antienvejecimiento. J Dermatol Sci. 2010 mayo;58(2):85-90. doi: 10.1016/j.jdermsci.2010.03.003. Epub 2010 17 de marzo. PMID: 20399614.

Ahmed IA, Mikail MA, Zamakshshari N, Abdullah AH. Cuidado de la piel antienvejecimiento natural: papel y potencial. Biogerontología. 2020 junio; 21 (3): 293-310. doi: 10.1007/s10522-020-09865-z. Epub 2020 11 de marzo. PMID: 32162126.

Baek J, Lee MG. Estrés oxidativo y estrategias antioxidantes en dermatología. Redox Rep. 2016 Jul;21(4):164-9. doi: 10.1179/1351000215Y.0000000015. Epub 2016 31 de marzo. PMID: 26020527.

Abatangelo G, Vindigni V, Avruscio G, Pandis L, Brun P. Ácido hialurónico: redefiniendo su función. Células. 2020 21 de julio; 9 (7): 1743. doi: 10.3390/celdas9071743. PMID: 32708202; IDPM: PMC7409253.

Nguyen G, Torres A. Antioxidantes sistémicos y salud de la piel. J Drogas Dermatol. 2012 de septiembre; 11 (9): e1-4. PMID: 23135663.

Burke KE. Protección contra el daño ambiental de la piel con antioxidantes tópicos. Clin Pharmacol Ther. 2019 enero; 105 (1): 36-38. doi: 10.1002/cpt.1235. Epub 2018 29 de octubre. PMID: 30238971.

Anunciato TP, da Rocha Filho PA. Carotenoides y polifenoles en nutricosméticos, nutracéuticos y cosmecéuticos. J Cosmet Dermatol. 2012 marzo; 11 (1): 51-4. doi: 10.1111/j.1473-2165.2011.00600.x. PMID: 22360335.

Davinelli S, Nielsen ME, Scapagnini G. Astaxanthin en Salud, reparación y enfermedad de la piel: una revisión completa. Nutrientes. 2018 22 de abril; 10 (4): 522. doi: 10.3390/nu10040522. PMID: 29690549; IDPM: PMC5946307.

Packer L, Valacchi G. Los antioxidantes y la respuesta de la piel al estrés oxidativo: la vitamina E como indicador clave. Skin Pharmacol Appl Skin Physiol. 2002 septiembre-octubre; 15 (5): 282-90. doi: 10.1159/000064531. PMID: 12239421.

 

Ratz-Łyko A, Arct J, Majewski S, Pytkowska K. Influencia de los polifenoles en los procesos fisiológicos de la piel. Phytother Res. 2015 abril; 29 (4): 509-17. doi: 10.1002/ptr.5289. Epub 2015 14 de enero. PMID: 25586195.

 

Patra V, Gallais Sérézal I, Wolf P. Potencial del microbioma de la piel, pro y/o prebióticos para afectar las respuestas cutáneas locales a la exposición a los rayos UV. Nutrientes. 17 de junio de 2020; 12 (6): 1795. doi: 10.3390/nu12061795. PMID: 32560310; IDPM: PMC7353315.

 

 

 




Sharing is Caring!






¡HAZ QUE SE ESCUCHE TU VOZ!
Opiniones, dudas, peticiones: déjanos un comentario