Search Menu
Suplementos solares: la mejor manera de preparar la piel para el sol
Suplementos solares: la mejor manera de preparar la piel para el sol

Suplementos solares: la mejor manera de preparar la piel para el sol

Fecha: 30 de marzo de 2022

Aquí estamos: la primavera ha llegado, y a la vez (¡ojalá!) también fines de semana con amigos al aire libre, disfrutando de los primeros rayos de sol y llenándonos de mucho, mucho buen humor, además de los rayos UV... desprevenidos, en este post de nuestro blog veremos cuáles son los beneficios que los rayos del sol aportan a nuestra piel y también la importancia de prepararnos para la exposición a los rayos con suplementos solares nutracéuticos , capaces tanto de favorecer el querido bronceado como de evitarnos las molestas quemaduras y erupciones cutáneas.

Beneficios de la exposición al sol

La exposición a la luz solar, con las precauciones necesarias y de forma paulatina, permite desencadenar procesos beneficiosos con efectos positivos para el organismo, tales como:

  • Promover la fotosíntesis de la vitamina D;
  • Aliviar dolores reumáticos;
  • Ayuda a minimizar los problemas de la piel como el acné, el eccema, la dermatitis seborreica y la psoriasis.

Como si eso no fuera suficiente, la luz solar sobre la piel también puede estimular la síntesis y liberación de determinados neurotransmisores cerebrales, la serotonina y la dopamina. Estas dos hormonas, conocidas respectivamente como "hormona del buen humor" y "hormona de la euforia", son aminas biogénicas capaces de influir en nuestro comportamiento. De hecho, condicionan el funcionamiento del sistema nervioso y, como sus apodos sugieren, son muy importantes para el estado de salud mental, empujándonos a tener comportamientos sociales y emocionales, de euforia y bienestar. Por tanto, está claro que el bronceado en nuestra piel es solo uno de los muchos efectos positivos que podemos derivar de la exposición a la luz solar.

¿Por qué es importante prepararse para el sol?

El bronceado, como ya es ampliamente conocido, requiere un enfoque gradual y una protección adecuada. Descuidar la fase introductoria y protectora, que implica la aplicación de cremas con factores de protección UVA y UVB adecuados a tu cutis y posiblemente la ingesta de suplementos solares especiales, puede provocar diversos aspectos no deseados:

  • enrojecimiento,
  • eritema,
  • bronceado,
  • peladura.

Estos problemas, además de ser claramente antiestéticos, son realmente perjudiciales para la salud de la piel, que puede así perder su elasticidad, favoreciendo la aparición de arrugas y manchas solares.

Efectos de los rayos UVA y UVB en la piel

Los rayos UV (de "Ultra Violet") son invisibles para los humanos y constituyen un intervalo de radiación electromagnética, perteneciente al espectro electromagnético, con una longitud de onda inmediatamente más corta que la luz visible para el ojo humano e inmediatamente más alta que la de los rayos X. La radiación ultravioleta, que está contenida en la luz solar, es lo suficientemente fuerte como para alterar tanto el ADN como las proteínas. Los efectos biológicos de los rayos UV, debido a su capacidad de interactuar con estas moléculas biológicas, son responsables de fenómenos como el bronceado, las pecas y las quemaduras solares, y también representan la principal causa de riesgo para el desarrollo de cánceres de piel.

Alrededor del 3-5% de las ondas UV que llegan a la tierra están formadas por los llamados rayos UVB, aquellos que provocan las quemaduras solares y las quemaduras solares , actuando sobre la superficie. De hecho, pueden filtrarse fácilmente por las nubes, las superficies como el vidrio y la protección solar.

Los rayos UVA, por su parte, son el 95% de los rayos solares que llegan a nuestra superficie y siguen presentes todo el año. Son aquellos capaces de penetrar más profundamente en las capas de la epidermis, llegando hasta la dermis, y que al broncearse la piel, al ser estimulados por la radiación solar, liberan melanina, una sustancia proteica capaz de absorber los rayos UV y bloquearlos antes de que dañen la piel capas de piel.

 

La combinación de rayos UVB y UVA deshidrata fuertemente la piel y provoca un mayor flujo de sangre a la superficie, dañando las fibras de elastina y colágeno. Como resultado, la piel pierde su elasticidad y tono. Esto genera un fuerte impacto sobre el estrés oxidativo, produciendo radicales libres, moléculas particularmente agresivas y dañinas.

Suplementos solares para proteger la piel

Los nutracéuticos permiten apoyar la protección solar también a partir "desde el interior", preparando la piel con antelación gracias al uso de complementos alimenticios y extractos naturales. Estos productos nos permiten obtener un cutis sano y uniforme pero, sobre todo, activar las defensas de la piel y contrarrestar los daños causados ​​por el sol y los radicales libres. Algunos de los suplementos solares más comunes son:

  • carotenoides, como el betacaroteno;
  • astaxantina;
  • picnogenolo;
  • licopeno;
  • vitaminas antioxidantes, como la C y la E;
  • luteína;
  • Oligoelementos, como zinc, selenio, cobre;
  • Coenzima Q10.

Veámoslos juntos en detalle. 1. Carotenoides: Betacaroteno

La ciencia ha demostrado que la presencia de este microelemento en medida adecuada permite reducir la sensibilidad de la piel a los rayos UV de tipo A y B. El betacaroteno (o provitamina A, o la molécula precursora del retinol) permite contrarrestar la libre radicales que atacan la piel, el cristalino y la retina, convirtiéndose así en el símbolo de los nutracéuticos para la protección solar, para combinar siempre con cremas o lociones tópicas.

El betacaroteno es un pigmento de color amarillo anaranjado que forma parte de los carotenoides, pigmentos vegetales que se encuentran en grandes cantidades en frutas, ciertas legumbres, zanahorias, pimientos, calabazas, boniatos y algas (como la espirulina). Es un excelente antioxidante y fuente primaria de vitamina A. Como una especie de filtro UV natural, el betacaroteno "absorbe" la porción dañina de la luz azul y ayuda a proteger la piel de los rayos altamente energéticos que atacan las células de la piel.

  1. astaxantina

Entre los carotenoides antioxidantes más potentes de la naturaleza, la astaxantina es un pigmento rojo anaranjado, producido por la microalga Haematococcus pluvialis , que también caracteriza el color rojizo de los camarones y el salmón. La astaxantina es decididamente más potente que el betacaroteno, el alfa-tocoferol, el licopeno o la luteína (todos miembros de la misma "familia química") y es capaz de ejercer una acción muy poderosa contra los radicales libres.

Se ha demostrado que la astaxantina ayuda contra el daño de la radiación UV al actuar como un filtro solar interno que puede defenderse contra la radiación, promoviendo así:

  • la prevención del envejecimiento de la piel y el aumento de las arrugas,
  • mayor elasticidad y brillo de la piel,
  • más hidratación interna.

A diferencia de los protectores solares tópicos, la astaxantina no bloquea los rayos UV, por lo tanto, no evita que los UVB se conviertan en vitamina D (lo que le permite "ganar" una cantidad adicional de vitamina), pero ayuda a defender la piel de las quemaduras solares y reduce la inflamación. Para ello, una dosis diaria de 4 mg es suficiente durante al menos dos semanas después de la primera exposición. Aquellos que hacen ejercicio al aire libre deben tomar una dosis de entre 8 mg y 12 mg por día, para extender los beneficios también sobre el rendimiento y la recuperación.

  1. Picnogenolo

Otro complemento solar con acción protectora frente al daño de los rayos UV es el pycnogenol: un extraordinario antioxidante extraído de la corteza del pino marítimo francés, rico en nutrientes como bioflavonoides y procianidinas antioxidantes.

Sobre la piel, el Pycnogenol actúa renovándola, hidratándola (gracias a la mejora de la circulación local), haciéndola más elástica, tersa y contrarrestando el envejecimiento cutáneo gracias a su acción sobre las moléculas de colágeno y elastina.

Algunos estudios han demostrado que los tiempos de exposición necesarios para desarrollar una quemadura solar se pueden aumentar con la integración de pycnogenol, que también ayuda a prevenir la inflamación de la piel causada por los rayos UV.

  1. Licopeno

El licopeno, de la misma familia de carotenoides a la que también pertenece la astaxantina, siempre ha sido conocido por actuar como una defensa interna natural contra el daño solar. Un interesante estudio publicado en 2001 destacó específicamente que este elemento extraído de la pasta de tomate ayudaría a proteger a las personas de piel clara con tendencia a quemarse en lugar de broncearse.

  1. Vitaminas E y C

La vitamina que ayuda a prevenir los daños en la piel debido al sol y que tiene una famosa actividad antioxidante contra los radicales libres es sin duda la vitamina E, especialmente cuando se combina con la acción de una vitamina adicional: la vitamina C. Un artículo publicado en el sitio web del Centro de Información sobre Micronutrientes de la Universidad Estatal de Oregón analiza las muchas funciones de la vitamina E para la piel y señala que

" (...) La vitamina E puede absorber la Valor energético de la luz ultravioleta, por lo que juega un papel importante en la fotoprotección, previniendo el daño de los radicales libres en la piel ".

La vitamina E y C juntas tienen una acción sinérgica muy importante para la salud de la piel en general. De hecho, trabajan en combinación no solo para combatir los radicales libres, sino también para asegurar niveles óptimos de colágeno (una Proteínas fundamental de la epidermis). Necesitamos vitamina C para ayudar en la síntesis del colágeno necesario para la salud de la piel, así como buenos niveles de vitamina E para almacenar enlaces cruzados adecuados entre las fibras de colágeno.

  1. Oligoelementos (zinc, cobre y selenio)

El aporte adecuado de vitaminas y minerales ayuda a cubrir las necesidades "nutricionales y no" de la piel, especialmente cuando se somete a eventos nocivos como el fotoenvejecimiento o la exposición prolongada a la luz solar. En particular, el zinc, el cobre y el selenio parecen ser los tres elementos realmente activos en la biología del envejecimiento de la piel.

  1. Coenzima Q10

La coenzima Q10 es un famoso y poderoso antioxidante que se encuentra en casi todas las células del cuerpo (una molécula ubicua, de ahí su nombre ubiquinona), particularmente en las membranas y las mitocondrias. También llamada vitamina Q, es producida naturalmente por el cuerpo, pero su concentración disminuye con el tiempo. Gracias a su eficacia antioxidante, es eficaz para frenar la formación de pliegues y arrugas en la piel.

 

Referencias

  • Freitas JV, et al. El trans-resveratrol y el betacaroteno de los protectores solares penetran las capas viables de la piel y reducen la penetración cutánea de los filtros UV. Int J Pharm. 30 de abril de 2015; 484 (1-2): 131-7.
  • Stahl W, Sies H. ß-caroteno y otros carotenoides en la protección contra la luz solar. Soy J Clin Nutr. 2012 noviembre; 96 (5): 1179S-84S.
  • Arakane K (2002) Protección superior de la piel mediante astaxantina. Carotenoid Science 5: 21-24.Goto S, Kogure K, Abe K, Kimata K, Kitahama K, Yamashita E, Terada H (2001) La captura eficiente de radicales en la superficie y dentro de la membrana de fosfolípidos es responsable de la acción antioxidante altamente potente. actividad del carotenoide astaxantina. Biochim Biophys Acta 1515: 251258.
  • Seki T, Sueki H, Kono H, Suganuma K, Yamashita E (2001) Efectos de la astaxantina de Haematococcus pluvialis en la prueba del parche cutáneo humano; prueba de aplicación repetida en la piel; efecto sobre la reducción de arrugas. Fragancia J 12: 98-103.



Sharing is Caring!






¡HAZ QUE SE ESCUCHE TU VOZ!
Opiniones, dudas, peticiones: déjanos un comentario