Search Menu
Vitaminas y salud: aclaremos las cosas
Vitaminas y salud: aclaremos las cosas

Vitaminas y salud: aclaremos las cosas

Fecha: 20 de diciembre de 2021

Las vitaminas son sin duda los complementos alimenticios más conocidos y utilizados, pero al evaluar los numerosos estudios e investigaciones que se han realizado al respecto, podemos decir que solo unos pocos pueden realmente desempeñar un papel en la prevención y el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares. Su beneficio parece deberse a su efecto antioxidante y a la corrección de la disfunción endotelial, que entre los principales efectos beneficiosos se cree que dificulta la progresión de la aterosclerosis, que sabemos que es la base patogénica que causa angina, infarto, muerte súbita y accidente cerebrovascular, además algunas vitaminas también están involucradas en el metabolismo de algunos factores de riesgo cardiovascular.

Seguramente entre todas las vitaminas E, D, B y C se encuentran las vitaminas con efecto antioxidante más importantes y también las más conocidas incluso por los no profesionales.

Vitamina E y C

La vitamina E es una vitamina soluble en grasa con varias formas, pero el alfa-tocoferol es el único que usa el cuerpo humano. Su función principal es actuar como antioxidante, eliminando los electrones sueltos, los llamados "radicales libres", que pueden dañar las células. También mejora la función inmunológica y previene la formación de coágulos en las arterias del corazón. La vitamina C, o ácido ascórbico, es una vitamina soluble en agua. Esto significa que se disuelve en agua y se entrega a los tejidos del cuerpo pero no se almacena bien, por lo que debe tomarse diariamente a través de alimentos o suplementos.

La vitamina C juega un papel en el control de infecciones y la cicatrización de heridas y es un poderoso antioxidante capaz de neutralizar los radicales libres dañinos. Se necesita para producir colágeno, una Proteínas fibrosa en el tejido conectivo que se entrelaza en varios sistemas del cuerpo: nervioso, inmunológico, óseo, cartílago, sangre y otros. La vitamina ayuda a producir varias hormonas y mensajeros químicos que se utilizan en el cerebro y los nervios. Sin embargo, a pesar de que los estudios epidemiológicos prospectivos sugieren que un nivel plasmático más bajo de vitaminas E y C aumenta el riesgo cardiovascular, los estudios de resultados clínicos prospectivos a gran escala no han mostrado una reducción significativa de los eventos cardiovasculares. En realidad, los altos niveles de suplementos de vitamina E se han asociado con un aumento de la mortalidad. Asimismo, algunos estudios sobre factores de riesgo cardiovascular indican que la vitamina C puede reducir moderadamente los niveles de colesterol sérico total, aumentar los niveles de HDL y ejercer un efecto hipotensor, sin embargo algunos estudios epidemiológicos no han sido concluyentes al respecto. Una posible explicación del efecto limitado de la vitamina E y C puede deberse a la modalidad, el momento de administración y la presencia de otros efectos adversos independientes del endotelio debido a intervenciones terapéuticas como un posible suavizado del "preacondicionamiento" isquémico del miocardio. . Algunos estudios sobre factores de riesgo cardiovascular indican que la vitamina C puede reducir moderadamente los niveles de colesterol sérico total, aumentar los niveles de HDL y ejercer un efecto hipotensor, sin embargo, algunos estudios epidemiológicos no han sido concluyentes al respecto. Una posible explicación del efecto limitado de la vitamina E y C puede deberse a la modalidad, el momento de administración y la presencia de otros efectos adversos independientes del endotelio debido a intervenciones terapéuticas como un posible suavizado del "preacondicionamiento" isquémico del miocardio. . Algunos estudios sobre factores de riesgo cardiovascular indican que la vitamina C puede reducir moderadamente los niveles de colesterol sérico total, aumentar los niveles de HDL y ejercer un efecto hipotensor, sin embargo, algunos estudios epidemiológicos no han sido concluyentes al respecto. Una posible explicación del efecto limitado de la vitamina E y C puede deberse a la modalidad, el momento de administración y la presencia de otros efectos adversos independientes del endotelio debido a intervenciones terapéuticas como un posible suavizado del "preacondicionamiento" isquémico del miocardio. .

La evidencia de la vitamina D

La vitamina D es tanto un nutriente que introducimos en nuestro cuerpo a diario como una hormona que nuestro cuerpo produce. Es una vitamina soluble en grasa que se sabe desde hace mucho tiempo que ayuda al cuerpo a absorber y retener calcio y fósforo; ambos son fundamentales para la formación de huesos. Además, los estudios de laboratorio muestran que la vitamina D puede reducir el crecimiento de las células cancerosas, ayudar a controlar las infecciones y reducir la inflamación. Muchos de los órganos y tejidos del cuerpo tienen receptores de vitamina D, lo que sugiere funciones importantes más allá de la salud ósea, y los científicos están estudiando activamente otras posibles funciones.

Son pocos los alimentos que contienen vitamina D de forma natural, aunque algunos están enriquecidos con la vitamina. Para la mayoría de las personas, la mejor manera de obtener suficiente vitamina D es tomando un suplemento porque es difícil comer lo suficiente a través de los alimentos. Los suplementos de vitamina D vienen en dos formas: vitamina D2 ("ergocalciferol" o previtamina D) y vitamina D3 ("colecalciferol"). Ambas son también formas naturales que se producen en presencia de los rayos ultravioleta B (UVB) del sol, pero D2 se produce en plantas y hongos y D3 en animales, incluidos los seres humanos. La producción de vitamina D en la piel es la principal fuente natural de vitamina D, pero muchas personas tienen niveles insuficientes porque viven en lugares donde la luz solar es limitada en el invierno. o porque tienen una exposición limitada al sol debido a que están en interiores la mayor parte del tiempo. Además, las personas con piel más oscura tienden a tener niveles sanguíneos más bajos de vitamina D porque el pigmento (melanina) actúa como una sombra, reduciendo la producción de vitamina D (y también reduciendo los efectos dañinos de la luz solar en la piel, incluido el cáncer de piel). la investigación parece más sólida en lo que respecta a la vitamina D. Un nivel plasmático más bajo de vitamina D se asocia con una mayor incidencia de eventos cardiovasculares y es aún más evidente en pacientes hipertensos. Además, la deficiencia de vitamina D parece estar asociada con disfunción endotelial y peroxidación de lípidos. Además, las personas con piel más oscura tienden a tener niveles sanguíneos más bajos de vitamina D porque el pigmento (melanina) actúa como una sombra, reduciendo la producción de vitamina D (y también reduciendo los efectos dañinos de la luz solar en la piel, incluido el cáncer de piel). la investigación parece más sólida en lo que respecta a la vitamina D. Un nivel plasmático más bajo de vitamina D se asocia con una mayor incidencia de eventos cardiovasculares y es aún más evidente en pacientes hipertensos. Además, la deficiencia de vitamina D parece estar asociada con disfunción endotelial y peroxidación de lípidos. Además, las personas con piel más oscura tienden a tener niveles sanguíneos más bajos de vitamina D porque el pigmento (melanina) actúa como una sombra, reduciendo la producción de vitamina D (y también reduciendo los efectos dañinos de la luz solar en la piel, incluido el cáncer de piel). la investigación parece más sólida en lo que respecta a la vitamina D. Un nivel plasmático más bajo de vitamina D se asocia con una mayor incidencia de eventos cardiovasculares y es aún más evidente en pacientes hipertensos. Además, la deficiencia de vitamina D parece estar asociada con disfunción endotelial y peroxidación de lípidos. reducir la producción de vitamina D (y también reducir los efectos dañinos de la luz solar en la piel, incluido el cáncer de piel). la investigación parece más sólida en lo que respecta a la vitamina D. Un nivel plasmático más bajo de vitamina D se asocia con una mayor incidencia de eventos cardiovasculares y es aún más evidente en pacientes hipertensos. Además, la deficiencia de vitamina D parece estar asociada con disfunción endotelial y peroxidación de lípidos. reducir la producción de vitamina D (y también reducir los efectos dañinos de la luz solar en la piel, incluido el cáncer de piel). la investigación parece más sólida en lo que respecta a la vitamina D. Un nivel plasmático más bajo de vitamina D se asocia con una mayor incidencia de eventos cardiovasculares y es aún más evidente en pacientes hipertensos. Además, la deficiencia de vitamina D parece estar asociada con disfunción endotelial y peroxidación de lípidos.

Vitaminas del grupo B

Las vitaminas del grupo B son necesarias en estos casos para favorecer el buen funcionamiento del sistema nervioso y las funciones psicológicas. También reducen el cansancio y la fatiga. Estas vitaminas ayudan a fortalecer los nervios y mejoran la transmisión de los impulsos nerviosos.

Son vitaminas del grupo B:

  • Vitamina B1
  • Vitamina b2
  • Vitamina B3 o PP
  • Vitamina B5
  • Vitamina B6
  • Vitamina B8 o H
  • Vitamina B o folato
  • Vitamina B12

Las vitaminas del grupo B desempeñan numerosas funciones esenciales para el organismo humano, por ello, la ingesta con la dieta debe ser constantemente adecuada y, aunque en su mayoría son moléculas que pueden almacenarse en el hígado, su ingesta debe ante todo respetar las raciones recomendadas e individuales. necesita almacenar la salud.

Referencias

Bjelakovic G, Nikolova D, Gluud LL y col. Mortalidad en ensayos aleatorizados de suplementos antioxidantes para prevención primaria y secundaria: revisión sistemática y metanálisis. JAMA 2007; 297: 842–857

Miller ER, tercero, Pastor-Barriuso R, Dalal D, et al. Metanálisis: los suplementos de vitamina E en dosis altas pueden aumentar la mortalidad por todas las causas. Ann Intern Med 2005; 142: 37–46
Lynch SM, Gaziano JM, Frei B.
Ácido ascórbico y enfermedad cardiovascular aterosclerótica . Subcell Biochem. 1996; 25: 331-67

Tritto I, Ambrosio G. Papel de los oxidantes en la vía de señalización del preacondicionamiento. Señal redox antioxidante 2001; 3: 3–10

Wang TJ, Pencina MJ, Booth SL y col. Deficiencia de vitamina D y riesgo de enfermedad cardiovascular. Circulación 2008; 117: 503–511

Sugden JA, Davies JI, Witham MD, et al. La vitamina D mejora la función endotelial en pacientes con diabetes mellitus tipo 2 y niveles bajos de vitamina D. Diabet Med 2008; 25: 320–325.

Nutracéuticos: qué son y cómo funcionan, artículo del E-Journal of the ESC Council for Cardiology Practice vol. 9, N ° 11 - 03 de diciembre de 2010 F. Mandala R. Guida Prof. G. F Guida

Instituto de Medicina. Ingestas dietéticas de referencia de calcio y vitamina D. Washington, DC: National Academies Press, 2010. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK56070/

Holick MF. Deficiencia de vitamina D. Revista de Medicina de Nueva Inglaterra . 19 de julio de 2007; 357 (3): 266-81.

Panel del Instituto de Medicina (EE. UU.) Sobre antioxidantes dietéticos y compuestos relacionados. Ingestas dietéticas de referencia de vitamina C, vitamina E, selenio y carotenoides . Washington (DC): National Academies Press (Estados Unidos); 2000.

 

 

 




Sharing is Caring!






¡HAZ QUE SE ESCUCHE TU VOZ!
Opiniones, dudas, peticiones: déjanos un comentario